Saltar al contenido

Los 10 problemas del testigo presencial

El testigo presencial u ocular presenta ciertas características que deben ser tenidas en cuenta en relación a su declaración sobre lo vivido

testigo memoria

Ya te he hablado en otro artículo de los problemas de la memoria y los testigos oculares. En esta ocasión, de forma resumida te cuento los 10 problemas que se pueden dar en el testigo de un hecho delictivo.

  1. La información percibida por los sentido del testigo va a depender de la predisposición, la luminosidad, el contexto, el estado de ánimo, el intervalo de tiempo, etc.
  2. Aunque un testigo tenga buena memoria no tiene capacidad para captar, memorizar y explicar todo aquello que ha experimentado a través de sus sentidos.
  3. La información retenida se va a ir deteriorando poco a poco con el paso del tiempo. El olvido se abre paso en la huella de memoria.
  4. No es lo mismo rellenar, imaginar o inventar. En cualquiera de esos casos la declaración va a perjudicar a la investigación de alguna forma por eso debemos apoyarnos en otras evidencias.
  5. En cada declaración del testigo presencial, su huella de memoria sobre el hecho se va modificando.
  6. Salvo otros indicios y evidencias más objetivas, vamos a tener muy complicado saber si los sucesos descritos corresponden fehacientemente a los hechos realmente vividos.
  7. Hay que fijarse por encima de todo en el contenido de la manifestación. Hay que tomar con cautela el estudio de las características personales, los cambios de conducta y los cambios fisiológicos. La comunicación no verbal es muy interesante pero no es la panacea.
  8. Una declaración sin contradicciones no es sinónimo de una declaración veraz.
  9. Una declaración con inconsistencias periféricas no es sinónimo de una declaración falsa.
  10. Solo analizar el contenido del testimonio en su extensión, dejando a un lado la valoración subjetiva del testigo y su forma de expresarse, puede llegar a determinar la correspondencia entre lo manifestado y los hechos.