Quiero ser policía ¿Intentar la oposición una vez más? Una historia de perseverancia

Portada » Quiero ser policía ¿Intentar la oposición una vez más? Una historia de perseverancia

Quiero ser policía. Hoy aprovecho la oportunidad que me brindan los compañeros de unpolicia.es a los cuales conocí por su cuenta de Instagram para contaros mi historia. Una historia que se parecerá al camino que muchos estáis recorriendo y que espero que os sirva para no desistir en la búsqueda de ese tan deseado uniforme.

Una decisión importante

Desde que empecé a plantearme mi futuro profesional siempre me planteé el reto de las oposiciones a Policía Nacional. Era el año 2010 y tenía 20 años. Salieron alrededor de 300 plazas y fuimos aproximadamente 50.000 opositores.

Sabía que tomar esa decisión no era fácil.

Para empezar, está la familia. Ellos siempre quieren lo mejor para nosotros. Es normal que se preocupen cuando tomas una decisión que va a condicionar tu vida y tu futuro más próximo.

En mi caso, me animaban a que estudiara una carrera. Seguramente preocupados por la exigencia y por el ratio plazas/opositores del momento.

Sin embargo, cuando decides ser opositor, solo tienes una cosa en la cabeza. Quiero ser policía, quiero cumplir mi sueño.

policia-nacional-operacion-copernico

Sin duda, es una apuesta fuerte. Quieres subir muy alto y por eso, corres el riesgo de caerte.

El primer revés

Caída tras caída, van pasando los años y todo se junta. Le das vueltas a todo. Elección errónea de academia (es harto necesario informarse de las academias punteras del momento), no dar el 100 %, falta de plazas y lo peor, ver que la vida se te escapa.

No progresas. Tus amigos terminan las carreras, se echan pareja, encuentran algún trabajo del que pueden vivir, en definitiva, AVANZAN.

Mientras, tú trabajas por horas los fines de semana por un escaso sueldo que da para poco más que cubrir los enormes gastos que conlleva esta oposición. Si además en casa no pueden ayudarte económicamente, lo poco que ganas se va a ese «saco roto».

Te cierras sentimentalmente, no quieres arriesgarte a encontrar a alguien que te trastoque los planes o te reste tiempo, ni al contrario. No es el momento de distracciones.

Mi objetivo estaba claro, quería ese APTO y estaba dispuesto a conseguirlo a cualquier precio.

Volver a empezar

Llegó la promoción XXXI, 254 plazas y unos 60.000 opositores. La competitividad entre opositores y el nivel era una locura.

Era necesario saberse hasta la última coma del temario de varias academias (a no ser que estudiaras por OCS, que es como estudiarte las oposiciones para judicatura).

Aun así. consigues un APTO en temario y ortografía. Te vienes arriba y crees que ya puedes con todo.

Posteriormente, llega la entrevista y se te cae el mundo: NO APTO.

No rendirse jamás

Con la promoción XXXII pasó exactamente lo mismo, NO APTO en la entrevista. El golpe duele más, pero no había tiempo que perder, aún no se me pasaba por la cabeza el abandonar. Recordaos esto, “quiero ser policía y lo voy a conseguir”.

Pruebas físicas
Pruebas físicas

Promoción XXXIII, la obsesión por aprobar era extrema, no descansaba. Todos los días eran 10 horas de estudio, más el entreno correspondiente y el fin de semana no era para descansar, sino para trabajar para costear toda esta locura.

Me acostaba soñando con la oposición y me levantaba en las mismas.

Un golpe casi definitivo

Entonces llegó el golpe más duro: Temario NO APTO.

Me vine abajo. Esta vez sí pensé en dejarlo, no merecía la pena, todo el tiempo y el esfuerzo invertido en esto no servía para nada, todo se quedaba en el tintero, estaba perdiendo un tiempo que jamás iba a volver. La vida se me escapaba.

¿Qué hago?¿Abandono? Me dolía hasta ver aquellos programas que había en la tele sobre intervenciones policiales, aquellos que antes me ponían la piel de gallina.

Perseguir tu sueño hasta el final

Yo quería ser policía y vestir el uniforme azul marino, pero parece que no estaba hecho para mí. ¿Y la familia? No me entendía y no me apoyaba. A sus ojos estaba perdiendo el tiempo.

«Deberías haber estudiado una carrera y ahora tendrías unos estudios más allá que el simple bachillerato», me decían.

Aun así no estaba solo; tenía a mis compañeros. Esos otros locos que creían en este sueño y que estaban codo a codo conmigo en busca de ese ansiado “APTO”. Locos que se convierten en tus amigos para toda la vida.

“Quiero ser policía, quiero poner mi granito de arena en la sociedad, vamos a por la última”.

Y así fue.

Me tomé la promoción XXXIV de otra manera; intentando disfrutar el camino, disfrutar de la familia, de mis amigos y de mis aficiones…, y por fin apareció en la pantalla del ordenador ese ansiado: “RESULTADO DE LA OPOSICIÓN: APTO”.

Finaliza un viaje. Comienza una vida

No sé cuando leerás esto, pero lo estoy escribiendo en junio de 2020 y me encuentro a pocos días de jurar el cargo; de tener esa ansiada placa de color dorado por la que tanto he luchado. Siento una enorme alegría. Todo lo sufrido ha merecido la pena.

¿Qué me gustaría transmitiros? Pues como dice Will Smith, en la película “En busca de la felicidad”: “Si quieres algo, vé tras ello; no dejes que nadie te diga que no puedes hacerlo”.

El camino no va a ser fácil, búscate las mejores academias, prepárate sin descanso, aléjate de la gente que te dice que es imposible y acércate a esos otros locos como tú que luchan por ese mismo sueño. No importan los años que te lleven, es tu sueño, vé a por ello.

Aquí tenéis un compañero para lo que queráis, y recordad:


“Rostro cansado, grietas en el alma…,
dan paso a laureles de triunfo y lágrimas de emoción”.

Me podéis encontrar en Instagram como Tora155-.

3 comentarios en «Quiero ser policía ¿Intentar la oposición una vez más? Una historia de perseverancia»

  1. Me siento muy identificado contigo. Esta ha sido mi cuarta convocatoria y estoy a un paso de conseguirlo. Ha sido un viaje muy duro, muchas lágrimas y noches sin dormir, pero ya a un solo paso de conseguirlo.
    El que consigue entrar a la primera o a la segunda no sabe de verdad lo que se puede llegar a sufrir, viendo a tus amigos disfrutando de la vida y tu haciéndote viejo delante de un temario, sin saber a ciencia cierta si ese esfuerzo merecerá la pena.
    Pero este sueño hay que seguirlo hasta el final, porque debemos sufrirlo para disfrutarlo y poder así servir a la sociedad de un modo mas eficiente.
    Muchas gracias por tu testimonio, en todo policía hay una historia de superación, de lucha y de sacrificio que merece ser contada y valorada.
    Gracias por tu ejemplo hermano.

    Responder
    • Muchas gracias por tus palabras. Este camino solo lo conoce el que esta recorriéndolo. Como ya habrás podido sentir alguna vez esto parece imposible, pero te aseguro que con esfuerzo y sacrificio se consigue. Mucha fuerza y mucho ánimo. Tarde o temprano se consigue.

      Un saludo.

      Responder
  2. Hola,

    No sabes lo que me acabas de hacer sentir. Yo estoy en ello, 3 año que lo intento, aunque para Mosso en Cataluña. No había pasado del temario y este último lo pasé, aunque caí en la física. Yo ya tengo los 30 pasados y no sé sabía si seguir o no, porque aunque no haya límite de edad, uno cree que a x edad no le cogerán. Pero tú… Acabas de volver a darme alas. Gracias de verdad, con el corazón en la mano, te lo digo.

    Seguiré luchando.

    Responder

Deja un comentario