Trabajar y opositar sin morir en el intento

Portada » Trabajar y opositar sin morir en el intento

Artículo escrito por Irene Martínez (opositora a Policía Nacional) para un unpolicia.es

*Antes de leer este artículo:

IRONÍA: (DLE) Expresión que da a entender algo contrario o diferente de lo que se dice, generalmente como burla disimulada.

** Que conste en acta que este artículo se escribió antes del Covid-19, guiño guiño.

Un día te despiertas y algo en ti se ilumina. Quiero ser policía. Venga va, voy a opositar. Buscas en Google academias para policías, entrenamientos para policías, instagramers policías… (Ya si eso el BOE con las pruebas a superar y el temario, otro día). Y descubres que:

•             Academia: 100€

•             Temario: 150€

•             Camisetas del decathlon: 4 x 5’99€

•             Zapatillas última generación megapro «corro el km en 2:30”: 200€

Vaya, pues parece que ser policía NO es taaaan fácil ni tan barato. Bienvenido a la realidad. Si tienes la suerte de ser hijo de Ana Botín (vete al Banco en serio, no sufras en la pista) puede que tu oposición esté subvencionada por el Santander, pero si tu apellido es Martínez, parece que vas a tener que pagártela tú.

Y es aquí donde quiero ayudate y darte algo de luz, que no todo es tan oscuro. En mis años como opositora/trabajadora/sufridora he aprendido algunos mantras que me acompañan diariamente y que vengo a compartir con vosotros.

Estos consejos son genéricos, cada uno tenemos una situación, unos gastos y una vida más allá de la oposición (hijos, hipotecas, perros, gatos). Si alguno de ellos te sirve, te lo presto encantada.

EXISTEN MUCHOS TRABAJOS   

Si, ya sé que es una obviedad pero a veces se nos olvida. Es importante que tengas claros tus objetivos, más cuando vas a trabajar y opositar a policía. Teniendo eso en mente, mi consejo es que busques un trabajo que se adapte a tu ritmo de vida, que ya te aviso que será caótico.

Busca un sitio donde puedas compaginar el horario con los entrenamientos y el estudio. Las medias jornadas están muy cotizadas pero si te haces con una de ellas, mis felicitaciones.

Además, es importante que haya un ambiente favorable y estable, que bastantes altibajos tenemos todos ya que trabajar y opositar no es precisamente un camino de rosas.

Consejo: A veces hay que buscar un trabajo “fácil” y sin quebraderos de cabeza para poder estar a tope en tu otro trabajo: la oposición. No eres peor por tener una carrera y poner cafés (guiño guiño) si ese trabajo te permite compaginar todo.

ORGANIZAR ES TU NUEVO HOBBY (ojo extranjerismo)

Lo sé, no te he descubierto América. Pero te sorprenderías si supieras la de compañeros que tengo que NO se han planificado ni el estudio ni el entrenamiento.

Hazte con un calendario, mensual, semanal, diario… Lo que mejor te venga. Y junto con la lista de temas (preciosos todos) organiza qué vas a ver cada mes. Eso sí, DEBES CUMPLIRLO EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE.

AMARÁS LOS PUENTES Y VACACIONES

No para hacer viajes. Si no porque dispones de más horas para estudiar y entrenar (aplausos). Te descubrirás a ti mismo llorando delante del calendario laboral al ver los pocos puentes que hay desde enero hasta Semana Santa.

Consejo: Si te obligan a cogerte las vacaciones en agosto, aprovecha para darle el último empujón antes de las físicas y resérvate algún día de libre disposición para el día del examen. Si en tu trabajo son más flexibles o saben que opositas, aprovecha y coge las vacaciones después de las físicas.

CUALQUIER LUGAR ES BUENO PARA ESTUDIAR/COMER/DORMIR

Cuando decidiste trabajar y opositar nadie te contó que seguramente ibas a envejecer años antes de tiempo, pero no te preocupes que cuando apruebes podrás gastarte el sueldo en cremas rejuvenecedoras.

No es lo mismo hacer un test en casa que en el tren, está claro. Pero si tardas 1 hora en ir a trabajar aprovecha el trayecto, bien para estudiar, bien para comer (a partir de ahora cuando veáis a alguien comiendo en la renfe acordaos de mi), o incluso dormir.

Consejo: En Spotify está la Constitución Española GRATIS. Puedes pagar la versión premiun (no seas rata que estás trabajando) y escucharla en tus trayectos. También puedes grabarte las palabras que más falles en ortografía y escucharlas todos los días, créeme que se mejora por «uebos».

EL DESCANSO ES VITAL

Este es un error muy común entre opositores. No por estar más horas delante de un libro te lo vas a aprender antes si tu método de estudio no es adecuado. Es importantísimo que dejes descansar a tu cuerpo y mente. Si has tenido un día de mierda en el trabajo y no te concentras, opta por hacer otra de las pruebas como ortografía o psicotécnicos. Y por favor, apaga Netflix por la noche y duerme tus 8h.

Consejo: Si puedes, dedica 10-15 minutos al final del día para relajarte. En youtube tienes muchos vídeos guiados para evadirte un ratito. Y recuerda, es gratis.

TODO ESTO ES UNA INVERSIÓN

Tranquilidad que ya iremos a ver a Ana Botín a pedirle una subvención, pero no para nuestra oposición amigos, no. Para pagar nuestra casa con nuestro sueldo de funcionarios y entonces tendremos otra cosa nueva de la que preocuparnos, en la que todavía no os puedo dar consejos porque no tengo ni plaza ni casa, pero todo se andará.

Tú y yo lo sabemos. Tarde o temprano, vamos a obtener nuestra recompensa a tanto sacrificio y esfuerzo. Yo espero que más temprano que tarde que sino sí que voy a tener que hacerme un tratamiento antiojeras.

Trabajar y opositar supone un gran esfuerzo. No dejéis de luchar y ponedle un poquito de humor a la vida que así todo pasa mejor.

Irene.

1 comentario en «Trabajar y opositar sin morir en el intento»

  1. Trabajo, novi@, familia, amigos, ocio… es son los demonios que debes eliminar si quieres aprobar la oposición (es una broma en tono simpsoniano).
    Bromas aparte, como opositor he podido comprobar que todo es un lastre a la hora de opositar. Además por otro lado se necesita mucho dinero si quieres tener garantías de éxito, y eso solo puede dártelo el trabajo (a no ser que te lo pague papi y mami, como en muchos casos).
    Yo he trabajado mientras opositaba, además tenía una novia a la que le encantaba viajar, y es lo más complicado que se puede hacer. Por cada hora que tu trabajar, hay un hijo de papi o un ahorrador que está en casa estudiando a muerte, por lo tanto, es una gran desventaja.
    No obstante, se puede, eso sí, la clave está en sacrificar horas de ocio, TODAS LAS HORAS DE OCIO.

    Responder

Deja un comentario