Trabajo, novi@, familia, amigos, ocio… es son los demonios que debes eliminar si quieres aprobar la oposición (es una broma en tono simpsoniano).
Bromas aparte, como opositor he podido comprobar que todo es un lastre a la hora de opositar. Además por otro lado se necesita mucho dinero si quieres tener garantías de éxito, y eso solo puede dártelo el trabajo (a no ser que te lo pague papi y mami, como en muchos casos).
Yo he trabajado mientras opositaba, además tenía una novia a la que le encantaba viajar, y es lo más complicado que se puede hacer. Por cada hora que tu trabajar, hay un hijo de papi o un ahorrador que está en casa estudiando a muerte, por lo tanto, es una gran desventaja.
No obstante, se puede, eso sí, la clave está en sacrificar horas de ocio, TODAS LAS HORAS DE OCIO.

Responder