Saltar al contenido

Entrevista a Paula García Godino

Paula García Godino es Policía Nacional y Deportista de Alto Nivel. Aquí nos cuenta cómo fue su oposición y cómo compatibiliza su familia y su trabajo con su condición de deportista de élite.

¿A qué edad ingresaste en la Policía Nacional?

Aprobé en 2010 con 26 años, a la primera. Recuerdo que me apunté en la academia un 15 de julio y en noviembre hice las primeras pruebas. Siempre se me ha dado bien estudiar y en la parte física no tenía problemas.

¿Qué éxitos deportivos conseguiste antes de ser Policía?

Antes de ser policía, a los dos años de empezar atletismo, fui campeona absoluta de Cross de Madrid siendo promesa.

¿Como ha sido tu trayectoria deportiva siendo Policía?

Ya siendo policía empecé a hacer triathlón y duatlón estando en Ávila en la Academia. Aquel año competí de forma popular y al año siguiente, en 2011, me federé.

Posteriormente fui campeona de España de Triathlon élite sprint en 2014 y de Acuathlon élite en 2015.

Al año siguiente me quedé embarazada pero aún así decidí, en los primeros meses de gestación, seguir compitiendo y me proclamé Campeona de España de Duathlon élite sprint. Estando embarazada de un mes me proclamé 5ª en el europeo de Duatlon.

Tras estos éxitos recibí una llamada de Susana Rodríguez, paratriatleta viguesa albina que nació con menos de un 10 % de visión. En esta llamada Susana me pedía ser su guía para intentar llegar a Tokio 2020.

En esos momentos estaba a punto de dar a luz y sabía que mi vida iba a cambiar en pocas semanas cuando naciera mi hija. Tuve mucho que meditar y tras hablarlo con mi familia, decidí renunciar a mi carrera deportiva de forma individual para formar equipo con Susana y ser su guía en las competiciones paraolímpicas.

Mi decisión creo que fue la acertada. Susana puede compaginar sus entrenos y competiciones con su trabajo de médico en la Unidad de Medicina física y de rehabilitación del Clínico de Santiago de Compostela. Yo por mi parte puedo compaginar mi trabajo de policía con todo lo que conlleva entrenar y competir además de ser madre.

¿Cómo es tu relación con Susana Rodríguez?

La verdad que admiro mucho a Susana, es muy trabajadora y constante. Cada día le gusta sumar y acaba consiguiendo todo lo que se propone. Ahora su objetivo es poder llegar a las olimpiadas de Tokio de 2020 con posibilidades de conseguir el Oro y allí estaré yo para darlo todo también y llegar hasta donde nos dejen.

La triatleta paralímpica Susana Rodríguez junto a su guía Paula.AUTOR: ITU Media

¿Cuando preparaste tus oposiciones, qué nota sacaste en las pruebas físicas?

Saqué la máxima nota de chicos y chicas con tres 10 y un 9 en el salto.

¿Seguiste alguna preparación para hacer las físicas?

No preparé nada salvo el circuito. La verdad que el primer circuito que hice saqué un 0. El segundo un 4 y los sucesivos un 7 – 8 y el día de la prueba lo clavé. Soy muy persistente y hasta que no lo hice a la perfección no paré.

¿Llevas un control nutricional?

Siempre intento alimentarme lo mejor posible aunque no esté en competición. Me permito mis caprichos pero me controlo bien. Además soy nutricionista y aplico mis conocimientos a mi propia dieta.

¿Cómo haces para conciliar tu vida familiar, trabajo y entrenamientos?

Gracias a la Agrupación Deportiva de la Policía Nacional puedo compatibilizar mis entrenos y competiciones con el trabajo como policía. En enero de 2019 adquirí la condición de Deportista de Alto Nivel y gracias a mis últimos éxitos como guía en triathlon con Susana se me permite preparar los juegos paraolímpicos para 2020. Puedo librar para entrenar y concentrarme con ella para las competiciones.

En el día día me adapto los entrenos dependiendo del turno de trabajo que tenga. Me tengo que poner de acuerdo con mi marido para la atención de nuestra hija, dejarla y recogerla del colegio y demás. Tengo que contar con mis padres y mis suegros para poder hacer todo.

¿Cómo afrontas las lesiones?

Cuando empecé a practicar atletismo cada temporada acababa lesionada. El entrenamiento era bastante agresivo para mí, que parece que soy de cristal. 6 días a la semana, 4 de ellos con series y controlados.

Al pasarme a triatlón cambió mi rutina de entrenamiento y mi cuerpo parece que lo agredeció. Me lesiono menos al poder repartir las sesiones de carrera y ciclismo con natación. Suelo meter 4 días de carrera, 4 días de bici y 5 días de natación. A eso le sumo tres días de gimnasio.

Aún así como cualquier deportista acabo lesionándome de una forma u otra por lo que en cuanto tengo molestias suelo acudir a la consulta de mi hermano mellizo en Recuperatebien.com o a la de mi otro hermano en Fisiopuntura. La verdad que tengo mucha suerte teniendo dos hermanos fisios muy profesionales dispuestos a echarme una mano cuando les necesito.

Respecto a tus facultades físicas ¿cuándo han sido fundamentales para el desarrollo de tu trabajo como policía?

La verdad que mi primera intervención como policía en la Comisaría de Puente de Vallecas en Madrid tuve que salir a la carrera detrás de un individuo que había apuñalado a dos personas. Le perseguí por la calle Albufera junto con otros compañeros hasta que por fin le di alcance y le detuve. Fue igual que ganar un campeonato. Llegar al objetivo y dar lo mejor de mí misma es una sensación única.

¿Has sentido alguna vez que un hombre daba por hecho que te ganaría en alguna competición o entrenamiento por ser tú mujer?

Afortunadamente me muevo en unos círculos en el que hay compañeros que asumen que mis marcas pueden ser mejor que las suyas. Con el que más “me pico” realmente es con mi marido que aunque tiene asumido que no puede conmigo siempre intenta sacar de mí un puntito extra de competitividad. A la larga, se nota y se agradece.

Cuando entreno en sitios públicos con mucha afluencia de runners si que se dan “piques sanos” cuando paso a algún chico. Pero tampoco creo que fuercen más por el hecho de ser mujer, únicamente porque son gente competitiva y no veo mayor problema, me parece gracioso. En alguna ocasión dejé atrás a algún hombre en lo alto de una cuesta mientras disimulaba pararse a estirar luchando por inspirar buenas bocanadas de oxígeno.

Por último, ¿qué consejos puedes darles a los futuros opositores?

Les pido disfrutar de la oposición lo que puedan. Que vayan paso a paso y que piensen en el siguiente porque es una oposición muy larga y puedes colapsar si te agobias. Es una oposición complicada sobre todo por el número de pruebas, por como se dilata en el tiempo y porque hay mucha competitividad ahora mismo.

Es un año de pruebas que debes llevar con la mayor ilusión posible y una vez conseguido el apto les pido que, por favor, mantengan esa ilusión en este formidable trabajo.