Saltar al contenido

Pruebas físicas. Lesiones y tratamiento.

Las pruebas físicas de la oposición a Policía Nacional son la primera fase de todo el proceso de oposición que tendrás que realizar para convertirte en un miembro del CNP.

Debes tener en cuenta que esta prueba es eliminatoria, es decir, que si no la superas no pasarás a la siguiente fase y tendrás que esperar a la siguiente convocatoria para volver a intentarlo.

Soy Rafael L. Gómez Aragón, fisioterapeuta Col. 8099, director de la Clínica Fisvital y he tratado a infinidad de Policías y Guardias Civiles que han tenido que superar las pruebas físicas de acceso.

Muchos de ellos se lesionaron en la preparación de las mismas y hubo que intentar poner remedio rápidamente para que siguieran entrenando en las mejores condiciones o para que consiguieran llegar al examen y aprobarlo.

Posibles Lesiones

Cada prueba tiene unas exigencias físicas determinadas que podrían dar lugar a lesiones diferentes.

Aquí te dejo un vídeo, realizado por la División de Formación y Perfeccionamiento, con la descripción de las pruebas. Aunque seguro que tú ya te las conoces bien.

Vídeo demostrativo de la correcta ejecución de las pruebas físicas.

Circuito de agilidad

En el circuito de agilidad no hay ninguna lesión específica que pueda producirse comúnmente.

Si es cierto que el sobreentreno siempre está presente y las lesiones que de ello se puedan derivar.

También las lesiones pueden venir por un mal apoyo al girar, saltar y caer mal, al agacharnos…etc.

Recuerda que aunque parezca el ejercicio más sencillo, respecto a la exigencia física, no debes confiarte y no debes realizar su entrenamiento sin un buen calentamiento. Cuídate siempre he intenta prevenir las lesiones en algo tan importante como tu oposición a Policía Nacional.

Dominadas /Barra

Aquí vamos a hablar de qué evitar cuando hagamos las dominadas o el
ejercito de barra. Debemos saber a qué tenemos que prestar atención en nuestro cuerpo para evitar posibles lesiones en las zonas que más sufren como son dorsal ancho, cuello o biceps braquial.

La primera clave es la retracción escapular. Es importante al realizar una dominada que realicemos una correcta retracción de las escápulas, para ello simplemente buscaremos hacer el gesto de sacar pecho, uniendo ambas escápulas.

Este gesto hará que el espacio dentro de la articulación del hombro, en una posición de hombro elevado, sea mayor evitando el roce de los tendones con las cavidades del hombro y así evitando dolores y lesiones de hombro.

La segunda clave es proteger las cervicales. Un fallo muy común es hacer el gesto de estirar el cuello cual tortuga para superar la barra al final de la dominada.

Este gesto no hará que el rango de movimiento de la dominada sea superior o pase a ser directamente correcta, simplemente estás forzando el cuello a que se estire mientras los músculo de la espalda están contraídos y bajo mi experiencia esto tiene un riesgo de lesión (por contractura cervical) muy alto.

Mi consejo, si entrenando no puedes pasar la barbilla de la barra no fuerces. Si estás fatigado y el rango máximo que alcanzas es hasta la frente no hay problema, el dorsal está trabajando igual y es seguro. El día de la prueba todo esto cambia pero cuando entrenes evita exponerte a lesiones. Mantén siempre el cuello neutro y evitarás lesiones.

La tercera clave es que cuides tu biceps braquial: En las dominadas, como ya sabrás, el bíceps de forma sinérgica actúa junto a los músculos de la espalda para ayudarte a elevar el cuerpo. Tenlo presente en tu mente y ejercítalo por separado también.

Aunque en las dominadas (sobre todo pronas) la implicación del bíceps no es muy grande, es posible que si utilizas lastres o realizas un volumen de trabajo excesivo tengas molestias en el bíceps.

La peor lesión que podrías tener es una rotura del tendón del bíceps, la cual requiere en algunos casos de operación y es una lesión que te puede dejar mucho tiempo apartado de los entrenamientos.

Este tipo de lesiones no son frecuentes en dominadas, pero te recomiendo que escuches a tu cuerpo, y si sientes dolores en las inserciones de los bíceps lo tengas en cuenta y dosifiques el trabajo para que el tejido conectivo se recupere correctamente.

Además no olvides calentar correctamente los bíceps antes de una serie de dominadas.

La Carrera

Por último, hablaremos de La Carrera. Esta es la parte más compleja o donde más lesiones que nos limiten podemos encontrar. Cualquier articulación, músculo, tendón o ligamentos que se encuentre de nuestra cintura hacia abajo puede verse afectado de manera limitante.

Por el tipo de carrera que es (1 km lo más rápido posible), las lesiones
más comunes suele ser a nivel muscular, ya sea una contractura o una
rotura de fibras
. También podemos encontrarnos de otros tipos como: fascisitis plantar, tendinitis rotulada o aquilea, síndrome iliotibial, tensor de las fascia lata, problemas con la pata de ganso….y podríamos seguir con unas cuantas más, pero no quiero asustarte mas de la cuenta.

Lo que todas tienes en común son su factor de relación con el sistema muscular del cuerpo. Todas estas lesiones tienen su relación directa con uno o varios músculos que por algún tipo de problema acaban desencadenando en estos problemas.

Voy a hablarte por lo tanto del tratamiento que más resultado me ha dado con opositores que están preparando sus pruebas físicas y tienen lesiones de este tipo.

Tratamiento

En mi opinión el tratamiento más efectivo es la punción seca.

Primero, por su eficacia por encima de cualquier otra terapia para una lesión muscular.

Y segundo, por su rapidez a la hora de conseguir los resultados que un opositor busca para seguir preparándose o porque la prueba ya está cerca.

Punción Seca

La punción seca es una técnica de Fisioterapia que consiste en el
empleo de una aguja sobre los puntos gatillo o nódulos musculares (nudos de contracción muscular), con el objetivo de tratar el síndrome
del dolor miofascial.

Se trata una técnica de Fisioterapia Invasiva y dentro de esta técnica podemos encontrar dos tipos: superficial (no llega al punto gatillo) y profunda (la aguja atraviesa el punto gatillo).

El objetivo de la técnica es desbloquear el punto gatillo y relajar el
músculo.

Gracias a la punción seca se relajan y desbloquean, por acto reflejo, las fibras del músculo dañado. El músculo se regenera de forma más rápida y aliviamos de forma inmediata entre un 20-25% el dolor.

Después de 24-48 horas de acudir al fisioterapeuta, el músculo se relaja y desaparece el dolor local y el dolor irradiado.

Lo que logramos al introducir la aguja en el punto gatillo es generar una presión y contracción del mismo que deja de emitir acetilcolina (un neurotransmisor encargado de la contracción muscular), disminuyendo el dolor.

El objetivo es, como hemos indicado anteriormente, producir
una relajación del músculo.

Esta práctica combinada con otras técnicas de Fisioterapia, como la
terapia manual, representa una de las técnicas más eficaces para el
tratamiento de los puntos gatillo
ya que te ayudará a contraer el
músculo afectado hasta producir su relajación.

Para cualquier duda o pregunta relacionada con alguna de estas lesiones puedes escribirme en los comentarios donde estaré encantado de responderte.

Os deseo unas buenas pruebas físicas y que vuestros sueños se cumplan.